Agentes anti-rumores entrenados en una escuela de Amadora

En el marco del proyecto Communication for Integration (C4i), la ciudad de Amadora (Portugal) ha implementado una campaña de comunicación centrada en la educación y las escuelas. La campaña aspiraba a contrarrestar el rumor, extendido por la ciudad e identificado tras un estudio, que sostenía que los estudiantes de orígen migrante hacían reducir el nivel educativo en las escuelas. En Amadora, el 60 por ciento de los residentes de orígen extranjero, -que representaban el 10% de la población de la ciudad en 2011-, son originarios de las antiguas colónias de habla portuguesa.

Como parte de esta campaña, 60 alumnos de la escuela secundaria de Seomara da Costa Primo fueron entrenados como agentes anti-rumores. Los nuevos agentes fueron capaces de identificar en su aula los siguientes rumores: “los nuevos estudiantes nunca son bienvenidos”, “los españoles y los portugueses no se gustan entre ellos”, “hay gente que cree que hay blancos que roban bebés en Cabo Verde”, “los profesores de matemáticas y los de portugués ganan más que el resto de profesores”.

Los alumnos también participaron en el debate “Como veo a los demás”, durante el que debían construir la imagen de su escuela empleando alimentos distintos.

Finalmente, el grupo presentó una canción anti-rumores en el 3r encuentro de coordinación del C4i que se celebró en Amadora el 12 de diciembre de 2014, durante el cual también expresaron su interés por participar en más actividades anti-rumores.

Estudios realizados en Amadora como parte del C4i han demostrado como escuelas secundarias con mayoría de estudiantes de diversas nacionalidades han sido posicionadas entre las ocho mejores escuelas de la ciudad en 2013. Del mismo modo, un cuarto de los estudiantes que fueron premiados por mérito y excelencia académica eran inmigrantes. La ciudad de Amadora defiende intensamente la idea de que la excelencia en la educación sólo se puede lograr en un sistema educativo integrador y inclusivo.